shirel.jpg
Shirel

Shirel es la madre de Alhendra y principal causante de su vida trágica. Shura arrogante y egoísta, que sólo mira por sus intereses y es capaz de aniquilar con sus poderes de hielo a todo aquél que se le oponga.

PERSONALIDAD
Distante y arrogante
Madre de Alhendra (ver ficha PJ)

CARACTERÍSTICAS
GUERRERA (Shura) NV 15
Segunda en la jerarquía de las hadas y generala de los ejércitos de la reina.
Shura nacida en las tierras de hielo (Eunurac)
1'72 m, 60 kg, 300 años
Alineamiento: CN
Habilidades a destacar:
Poderes de las hadas
Hechizo de amor Shura
Inmortalidad

PARÁMETROS DE PARTIDA


ESTADO: PNJ general del ejército de las shuras
AVENTURAS EN LAS QUE APARECE:
  • La efigie de los hielos

ESPECIAL:
  • Naginata +2 de los hielos
  • Armadura de Laen Blanco, con Eog negro recubriendo los contornos y vetas de zafiro.


HISTORIA:


Como es costumbre entre las shuras, Shirel eligió a un atractivo humano para que fuese el padre de su hija. Lo hechizó según la magia de las shuras, y al cabo de un tiempo de vivir con él, lo abandonó. Shirel ya estaba embarazada y dio a luz en el palacio de la reina una niña preciosa a la que no pudo dar nombre. Otra shura, su más inmediata rival que deseaba el favor de la reina, la asistió en el parto y cuando Shirel se desmayó del dolor, escondió a la pequeña y dio a su madre el cuerpo de una niña humana muerta.

Su rival, Ushurasa, consideró como parte de su plan que la pequeña fuera criada por su padre mortal y que eso le impidiese desarrollar sus poderes mágicos. Por esta razón, la pequeña Alhendra, tal como la bautizó su padre, se crío con su hermanastro, sin saber cuál era el secreto de su ascendencia.

Pasaron unos años, en los que Shirel se atormentaba por su hija muerta, pero su dedicación a la reina era tan ferviente, que Ushurasa temió haber fracasado en su plan. Un día, accidentalmente y bajo presión, Alhendra descubrió sus poderes y los utilizó violentamente. Este rumor se extendió por todas las tierras de hielo y llegó a Shirel, quien se sumió en una frenética búsqueda de su bebé, descuidando gran parte de sus obligaciones. Prometió vengarse de Ushurasa, pero primero debía recuperar a su hija. Cuando supo que su hija había abandonado la región, salió en su busca desoyendo órdenes expresas de la reina. Al volver tras varios años, había caído en desgracia, aunque seguía siendo la general. Pero la reina la fue excluyendo cada vez más de las decisiones importantes.
Shirel encontró a Alhendra, y quedó entre horrorizada y asqueada al ver cómo su hija pensaba en sí misma como una mortal, y además se había enamorado de un humano sin ni siquiera hechizarle. Hizo un gran esfuerzo en apartar esos pensamientos, y trató de acercarse a su hija, quien, a su vez, siempre había deseado conocer a su madre. Pero los esfuerzos de Shirel para educar a su hija se estrellaron contra el muro de moral humana con el que la chica había sido educada.

Lo intentó todo, incluso enseñarle el hechizo que le libraría para siempre del amor por ese mago mortal, ese tal Radiant, pero incluso eso la puso en su contra. Tras su indiferencia y arrogancia, Shirel sufría, porque sabía que su hija había elegido un modo de vida mortal. Y moriría.
Cuando Alhendra murió, por amor, su espíritu viajó hasta Shirel y le dejó el colgante que Radiant le había hecho como señal de amor. Shirel se mantuvo fría como el hielo ante el ruego del espíritu de su hija, porque ella le había desobedecido y había elegido la muerte. Pero el collar de amor lo llevó siempre desde aquel día.