ELFOS


Raros

Son raros y causan maravilla o desconfianza. Tienen siempre un ajuste de +2 ó -2 a la reacción, dependiendo de la situación.

Soñadores

Sí se les permite la ensoñación. Mientras duermen así son totalmente vulnerables, durante las tres horas que dura.

Eternamente bellos

No les quedan cicatrices, por lo que no pierden puntos de carisma tras heridas muy graves.

Arqueros

Pueden beneficiarse de las reglas de arquería del libro de los elfos. Según estas reglas, un elfo puede doblar su movimiento al disparar un arco, por lo que es posible moverse, disparar y cubrirse o bien alejarse, alejarse y disparar. Esto último hace que la única manera de atacar al elfo en melée sea con una carga o un índice de movimiento mayor. Sin embargo, sólo se puede hacer con armaduras ligeras: acolchada, cuero, cuero tachonado, anillas o mallas élficas.

HUMANOS

Ilimitados

No tienen límite de nivel. Las otras razas pueden avanzar a su nivel máximo, más tantos niveles como les permita su habilidad primaria. A partir de ahí avanzan el triple de lento.

SEMIELFOS


Sabios

No tienen ninguna característica adicional. Los ancianos son reverenciados por los conocimientos de su larga vida.
Los bardos semiélficos de mucha edad son apreciados por los humanos.

GNOMOS

Irritantes

Los gnomos son insidiosos inventores y comerciantes a lo ancho de Eunurac. Suelen gastar bromas pesadas y ser muy puntillosos con las deudas impagadas. Tienen siempre nombres largos y se ofenden gravemente cuando las demás razas los recortan a su conveniencia. Una excepción a esta regla son los gnomos del Purgigath.