triada.jpg
La tríada

Nadie sospecha que los líderes de esta cofradía son en realidad 3 grandes wyrms, Sarz, Gomolb y Vindredoy, que manipulan la región en secreto. Pocas veces los dragones se han aprovechado de los seres humanos infiltrandose en su propio sistema: robos, sobornos, tráfico de esclavos y tráfico de esmeraldas.

PERSONALIDAD
Arteros y pacientes
Buscan ante todo el beneficio material

CARACTERÍSTICAS
DRAGONES VERDES (Edad 11)
Criados al este del Gran Desierto (Eunurac)
Alineamiento: LM
Habilidades a destacar:
  • Jefes de cofradía. Resto de habilidades de dragón normales.


PARÁMETROS DE PARTIDA


ESTADO: PNJ (muertos) jefes de su propia cofradía (aprox. 124-1227)
AVENTURAS EN LAS QUE APARECE:
  • El resurgir de los demonios

HISTORIA:


Es tema de discusión entre los expertos el número de huevos que pone una dragona. Unos dicen que los dragones ponen un único huevo cada generación, lo que queda justificado por el relativamente largo tiempo que pasan los progenitores juntos. Otros opinan que cada puesta deja múltiples huevos, pero que los pequeños dragones tienen una mortalidad muy alta, especialmente cuando son lo suficientemente mayores como para que el ecosistema pueda dejar de alimentarlos a todos, o simplemente puedan matarse entre ellos a espaldas de la madre. Teorizar sobre este tema es, sin duda, mucho más seguro que comprobarlo en persona.

Lo cierto es que sólo un ejemplar sobrevive para convertirse en adulto, y parece que el de la tríada fue un caso atípico, sea cual sea la teoría defendida. Sarz, Gomolb y Vindredoy son tres hermanos de cuna, cuya madre fue abatida por unos aventureros. Los aventureros encontraron estas 3 crías recién nacidas y decidieron venderlas en el mercado negro. Por un hermoso precio, fueron a parar a manos de un reputado ladrón y jefe de cofradía cuyo nombre ha caído en el olvido. Para este ladrón, los ladrones eran sus mascotas y símbolos de poder.

Los dragones pasaron sus primeros años de vida cuidados con mimo en el seno de la cofradía. Tuvieron problemas cuando empezaron a crecer, ya que cada vez resultaba más difícil mantenerlos en secreto. Afortunadamente para ellos, Sarz fue el primero en dominar la magia y acertó en crear ilusiones humanas para él y sus hermanos.

Cuando el jefe de la cofradía murió, los dragones habían aprendido mucho acerca de los entresijos de la sociedad humana, pero no eran lo bastante fuertes por ellos mismos. Por esta razón apoyaron a los jefes de cofradía que le sucedieron, a la vez que aumentaba el secreto de su existencia. Llegó un punto en el que crecieron de tamaño y poder lo bastante como para no depender de ningún títere humano y se hicieron con el control de la cofradía. Cometieron múltiples fechorías, consiguiendo mantenerse al margen de la justicia, y la mayor de ellas fue matar a gran parte de los dragones dorados al servicio de los antiguos caballeros de dragón de la ciudad de Nith (actualmente desaparecidos).

De los dragones dorados atacados, sólo uno consiguió sobrevivir, gracias a la intervención de un clérigo de Lathander. Este dragón creció alejado de la tríada hasta que fue lo bastante mayor como para vencer a la tríada, ya que los dragones dorados son mucho más poderosos que los verdes.
La tríada se desplazó al Purgigath atraída por la riqueza en esmeraldas y fundó su sede en una gran caverna oculta. Esclavizó a los gnomos supervivientes y traficó con las esmeraldas que extraían los humanos de la ciudad. Esa fue su última operación, ya que un grupo de aventureros les acechaba, quién sabe si por codicia o por afán de justicia (aventura El resurgir de los demonios). Los aventureros se enfrentaron a la tríada sin saber su naturaleza exacta y debido a ello, casi mueren. Thilien fue a pedir ayuda al Señor de la Ciudad y volvió con un dragón dorado como refuerzo, el mismo que había sobrevivido siglos atrás. La participación de este dragón fue decisiva en la victoria de los aventureros. Ese fue el final de la tríada.