Entrevista 03: Zoon



Tras la reparación del portal planar y la bola de cristal del verbo veraz, la dirección de esta página web ha decidido no conceder una segunda entrevista a Ralak ni a Pitopausia para que nos hablen de su difícil incursión en el campamento áuriak. Pero prometimos hablar sobre draconianos.
Por esta razón hemos buscado a un entendido de tales criaturas y hemos encontrado a Zoon el conjurador. Esperamos disfrutéis de esta rara oportunidad para conocer a los draconianos.

Querdelf: En Junio nos place entrevistar a Zoon. Bienvenido.
Zoon: Gracias.
Q: Zoon es nativo de Ansalón, pero de una época muy posterior a la creación de los traag, los primeros draconianos, que fueron rápidamente deshechados como experimentos fallidos. Pero es una sorpresa el hecho de que Zoon es incluso muy posterior a la extinción de los draconianos. Cuéntanos cómo has estudiado unos seres que no existen.
Z: Oh, es un asunto más sencillo de lo que parece. Como todos los grandes descubrimientos, este fue casual. Fue a parar a mis manos un antiguo manual de monstruos legendarios. A partir él inicié mis investigaciones.
Q: Tal como lo dices, parece algo banal.
Z: Bueno, hay que saber leer, por supuesto, y también unos mínimos conocimientos de conjuración.
Q: ¿Fuiste capaz de conjurar tales criaturas a partir de la simple lectura de un libro?
Z: No exactamente. El libro tenía una escripción bastante fiel de las habilidades de tales monstruos, lo que a primera vista, me ayudó a comprender lo útiles que son (o fueron). Su naturaleza exacta, tuve que sacarla de otras fuentes.
Q: Como por ejemplo... ¿la gran biblioteca de tu maestro?
Z: De ninguna manera. Yo ya supe conjurar mi primer baaz antes de que mi maestro me aceptara... esto...
Q: ...de aprendiz.
Z: ...como aprendiz.
Q: No te sientas obligado a revelarnos tus fuentes. De hecho pocos sabios lo hacen. ¿Cuál es la naturaleza de los draconianos?
Z: Cuenta la leyenda que en una época muy remota, existió una raza de hombres lagarto llamados Bakali. Sin que se sepa exactamente por qué, y de hecho no importa, se extinguieron. Previamente a la guerra de la Lanza, Los ejércitos de Takhsis robaron todos los huevos de todos los dragones. El plan era inteligente y despiadado: amenazar a los dragones buenos con la destrucción de sus huevos si intervenían en la guerra.
Q: ¿Qué pasó?
Z: Los dragones buenos accedieron y se desentendieron del conflicto. Pero los lacayos de la diosa del mal, usaron extraña y olvidada magia para dividir los embriones de los huevos en muchos seres. Cada uno de estos seres fue imbuido con el alma de uno de los millones de Bakalis muertos.
Q: ¿En cuantas partes dividieron los embriones?
Z: En muchas. De cada huevo salieron cientos de draconianos. Una gernación. Experimentando, descubrieron que el huevo de cada tipo de dragón podía ser usado para crear cierto tipo de draconianos.
Q: ¿Qué correspondencia se da entre los huevos y las diversas razas de draconianos?
Z: No es algo evidente, pero con un poco de observación es facil comprender las relaciones. Empezando, de más bajo a más poderoso, tenemos a los baaz, surgidos de los huevos de los dragones tras inyectarles un líquido endurecedor. No importa el tipo de huevo usado. Los kapak provienen de los dragones cobrizos, ya que se valen del veneno como ellos. Los bozak tienen dotes de conjuradores porque salen de los huevos de dragón bronce. Los sivak son fuertes como los dragones plateados, mientras que los aurak son poderosos como los dragones dorados.
Q: De una manera general, ¿cómo aprovechas las cualidades de los diversos draconianos cuando los conjuras?
Z: Los baaz no sirven más que como carnaza. Es decir, el grupo de choque o la vanguardia. Básicamente sirven para mantener alejados de mí a los enemigos o para proporcionar cobertura a los arqueros kapak. Los bozak son útiles por su habilidad de volar y de hacerse inviibles, por lo que pueden ir de un lado a otro y hacer pequeñas tareas o entorpecer enemigos aéreos. Los sivak, se usan de manera parecida a los baaz, pero siempre por detrás de ellos porque sus ataques son poderosos.
Q: ¿Y los aurak?
Z: De una manera muy distinta a todos los anteriores, de ser posible. Son unos espías excelentes, y si no estuvieran extinguidos los contrataría. Lástima que conjurados duren tan poco tiempo. Pero pueden incluso hasta suplantar a alguien durante unos pocos minutos.
Q: Y parece que esta táctica funciona. Y si no que se lo digan a los caballeros de Solamnia que fueron derrotados al oeste de la Ciudad Blanca (no es Palanthus).
Z: Sería injusto atribuir todo el mérito a mis brillantes siervos conjurados. Me rodeo de un grupo de fieles compañeros y cuento con la sabiduría de mi maestro.
Q: Cuéntanos como se desarrolló la batalla.
Z: Mientras los caballeros de Solamnia organizaban sus filas conjuré a todas mis tropas: dos escuadrones de baaz y uno de kapak. Los baaz aguantaron la carga de los jinetes mientras los kapak iban lanzando flechas envenenadas a sus caballos, mucho menos protegidos que los ilustres caballeros. Tras la carga inicial, un escuadrón de sivaks hizo estragos entre las filas enemigas.
Q: No acabo de comprenderlo. Los draconianos estaban en inferioriad numérica. Los caballeros eran cuatro veces más numerosos. ¿Por qué no los rodearon y acabaron con los arqueros?
Z: No todo el trabajo fue de los draconianos, evidentemente. Conjuré zonas de grasa en la que los caballos resbalaron. Una vez más, los caballos fueron el punto débil de los caballeros. Los paladines tienen cierto apoyo divino que les permite superar con relativa facilidad los efectos mágicos. Pero no así sus caballos. Por eso dos zonas de grasa mágica flanqueaban a mis tropas.
Q: Sencillamente fantástico. ¿Qué más puedes contarnos de los draconianos?
Z: Otra característica que los hace interesantes es que al morir liberan toda la energía mágica que alimenta su cuerpo. Así explotan violentamente, se convierten en ácido o bien quedan petrificados.
Q: Eso sí que es relamente poderoso.
Z: Además es útil, ya que enemigos realmente poderosos siempre son dañados tras matar a los draconianos que invoco contra ellos, y este daño suele ser muy superior al que inflingen los draconianos con sus ataques convencionales.
Q: Desde luego, y esto es muy importante para los aventureros de la era post cataclísmica. ¿Exáctamente qué consejo les darías?
Z: Niños, volved a casa. Los draconianos son demasiado paa vosotros.
Q: Vaya, eso no da precisamente esperanza.
Z: No. Pero siempre asusta y reduce la tasa de mortalidad de los aventureros en potencia.
Q: Cuéntanos algo de la relación con tu grupo de aventuras con los draconianos.
Z: Oh, están sencillamente sorprendidos. En particular mi maestro quien se mira mi libro de conjuros con avaricia. Lo que él no sabe es que los conjuros que hay en él son los mismos que en el suyo. Lo que falla es, sin duda, la habilidad. Todo maestro es superado alguna vez por su aprendiz.
Q: Eso suena a traición.
Z: ¿Traicionar yo a mi maestro? ¡Nunca se me ocurriría! ¿Dónde viviría si no? ¿Qué destino me esperaría durmiendo en callejones mugrientos siempre a la espera de que sus amigos no vayan tras de mí?
Q: No. Visto así no creo que fuera gran idea. Pero, ¿por qué estás seguro que irían a por ti? Tengo entendido que todos van a la suya.
Z: No. Con nosotros hay un samurai. Tal tipo de guerreros tienen un elevado sentido del honor. Vengaría a su compañero. Además, ¿por qué insistir en una traición que nunca cometré? Con el respeto que siento hacia mi maestro...
Q: Toquemos otro tema, entonces.
Z: Me parece bien.
Q: ¿Tienes previsto en investigar lo rituales que llevan a la creación de draconianos?
Z: Hoy por hoy, no. No me interesa despilfarrar en algo que no me reportará beneficios inmediatos. De hecho estoy pensando en fabricar objetos mágicos para ayudar a mi maestro en su cometido. Algunos de ellos seguiramente sean para él, ya qué habré de premiarle por las enseñanzas recibidas.
Q: Caray.
Z: ¿Lo ves? Los personajes malvados no siempre se matan los unos a los otros.
Q: Bueno, normalmente esta aseveración es más que un topico. Es una realidad.
Z: Mira, si nos andásemos matando a lo tonto a lo tonto, no hubieramos llegado a donde estamos, que es bastante arriba.
Q: A grandes rasgos, ¿cuáles son tus objetivos? ¿Dominar el mundo?
Z: Pese a lo que cree la mayoría, la megalomanía no es tan común en los magos solteros. Bueno, quizá mi maestro sí, pero yo no le veo futuro. Prefiero crecer a la sombra de mi maestro y enriquecerme con el saber de los libros.
Q: ¿Qué pasaría si tu maestro fuera derrotado?
Z: Puedo ser fiel, pero no estúpido. No tiene sentido seguir a un muerto. Buscaría otro camino, aunque antes me aseguraría de que los enemigos de mi maestro han pasado a mejor vida. Una vida... cómo decirlo... más allá de la muerte. En especial de la mía.
Q: ¿Buscarías un nuevo maestro?
Z: Dependiendo de mi poder en aquel momento. Y de los maestros disponibles. Dicen que el sabio Taita mora en el sur. Quizá sea un candidato.
Q: La situación política está mu movida en la era de tu mundo.
Z: La política es para grandes estadistas. No sé por qué mi maestro se ocupa de ellas.
Q: Yo diría que afecta a todos, desde el campesino en su choza hasta el archimago en su torre.
Z: En ese sentido sí que conviene estar al tanto de todo. El reino de Vaasa, en el Norte, lucha con Solamnia. Gracias a nuestro maestro estamos considerados aliados de Vaasa. Yo hubiera preferido una posición más neutral, pero no discutiré los designios de mi maestro.
Q: Pareces una persona sin ambiciones. ¿Entonces para qué estudias magia?
Z: La magia no sólo sirve para obtener poder, ni es tan sólo poder en sí misma. También aporta conocimiento, especialmente abre el camino de estudio hacia los objetos mágicos.
Q: Así que tu objetivo son los objetos mágicos.
Z: Me perdonarás si no aireo mis objetivos públicamete, ya que se me podrían adelantar. Para más referencias, recordar cómo Karbaladak se adelantó a mi maestro cuando intentábamos recuperar del olvido una poderosa espada de fuego.
Q: He oído hablar de ese Karbaladak, un elfo guerrero-mago realmente peligroso. ¿Es acaso vuestra nemesis?
Z: Mira, en primer lugar desearía resaltar que yo no conozco personalmente a ese elfo, por lo que no puedo estar enemistado con él, lógicamente.
Q: En el caso de que tu grupo decidiese dar caza al elfo, ¿cuál sería tu posición?
Z: Dada la valentía de mi maestro ese supuesto me parece posible, antes que probable. Lo cual dice mucho de mi maestro. En todo caso, su decisión de ir tras del elfo pondrá en marcha al grupo, puesto que nadie discute sus razones y yo aprecio su inteligencia en lo que vale.
Q: Siempre es un placer conversar con un estudioso de la magia. Despedimos a Zoon. Zoon, te deseo suerte en tus aventuras y con tus compañeros.
Z: Muchas gracias. Aprecio la oportunidad que me habéis ofrecido de darme a conocer.

Abrimos el portal a Krynn para devolver a Zoon a la torre de su maestro. Queda pendiente para otra ocasión un análisis más en profundidad de las interrelaciones entre personajes malvados. Por ahora nos quedaremos con estas descripciones sobre draconianos. El mes que viene estaremos e vacaciones. Nos vemos en Septiembre.
Todo lo que necesita un elfo para vivir en el siglo XXI
Querdelf Junio 2004