nombre.jpg
Íttinor - El innombrable

Lo que en vida fue un poderoso y cruel sacerdote de Riaztl es ahora un muerto viviente con status de semidiós. Huid ahora que se ha alzado.

PERSONALIDAD
Megalomaníaco
GAC0 10, CA -5, dñ: 1d6 (frío) + especial
PG: 70 (plano primario) + 70 (plano etéreo)

CARACTERÍSTICAS
CLÉRIGO (Riaztl) NV no aplicable
Semidiós habitante del Purgigath (Eunurac)
1'68 m, 37 kg, 1420 años
Alineamiento: CM
Habilidades a destacar:
  • No puede lanzar conjuros
  • Inmortalidad


PARÁMETROS DE PARTIDA


ESTADO: PNJ (muerto viviente)
AVENTURAS EN LAS QUE APARECE:
  • El resurgir de los demonios
ESPECIAL:
  • Dañado sólo por arma +1 ó mejor (plano primario), sólo aplicable a los PG del plano primario.
  • Dañado por arma normal en el plano etéreo, sólo aplicable a los PG del plano etéreo (o por arma desfasada desde el plano primario).
  • Si su forma del plano primario llega a 0 pg, se dispersa y puede volver a formarse al round siguiente con sus PG intactos.
  • Ataque especial: su contacto con éxito empieza un proceso espectral que convierte a la víctima en espectro y que depende de la tirada:
    • 20: El proceso empieza en la cabeza y toma 2d4 rounds.
    • 19: 1 día
    • 18: una semana
    • 17-15: 1 mes
    • 14-10: 6 meses
    • 9-3: 1 año
    • 2: hay un 5% anual de que la enfermedad se desarrolle en un mes.
  • Este proceso sólo es curable con un retrasar corrupción corporal o magia similar.
  • Sus ojos amarillos hacen que la víctima se convierta en un muerto viviente controlado por él. Si supera una tirada de salvación, los ojos de la víctima explotarán. Normalmente El innombrable se rodea de bruma cuando quiere hablar con mortales, para ocultar su mirada.
  • Los muertos vivientes en su línea de visión no pueden ser ahuyentados, a menos que lo intente un clérigo de Lazander. En este caso, actuará como si tuviera 4 niveles menos o la mitad de su nivel, la penalización que sea peor.
  • El innombrable no puede ser ahuyentado excepto por un clérigo de Lazander de NV 20 o superior, ni controlado excepto por un clérigo de Riatzl de NV 20 o superior. En ambos casos deben conocer y pronunciar su nombre verdadero (Íttinor).
  • El innombrable tiene el poder de alzar muertos en esqueletos, zombies o zombies juju.
  • Quien pronuncie el nombre verdadero de Íttinor pierde permanentemente un NV.

HISTORIA



Íttinor fue en vida un sacerdote recio en sus convicciones y ambicioso en sus metas. Servía al antiguo dios Zormanti, el del más allá, y para ganar su favor se introdujo como adepto en un templo de Hulen (antiguo dios de la curación). Allí desarrolló su plan a la perfección y destruyó el templo desde dentro enfrentando a sus archiclérigos entre sí. Así consiguió el don de Zormanti y poder postergar su muerte.

Su nuevo y oscuro poder empezó a crecer en la zona, pero los elfos no le permitieron proseguir tal ascenso en sus tierras. El señor del Lar-khai-elf se alió con los clérigos de Hulen y con los paladines humanos para acabar con Íttinor. En la batalla final, el templo quedó arrasado por completo e Íttinor fue condenado a un estado de animación suspendida, ya que no era posible matarlo mientras existiese Zormanti. Su cuerpo se puso en un ataúd en la catacumba del templo, aislado de todo contacto con los seres vivos, ya que el más mínimo contacto con un ser vivo haría que se volviese a levantar.

El templo al que se hace referencia en las escrituras es el templo de Sïqua (nombre élfico que designa al agua), inicialmente erigido en honor a Hulen. El templo fue destruido, tal como ya se ha dicho, y un nuevo templo de Hulen se erigió sobre las ruinas. Cuando muchos años más tardes estallaron las guerras mágicas y los antiguos dioses desaparecieron de la faz del mundo, el culto a Hulen decayó y desapareció junto con el templo. Hacia el año 900, el templo fue tomado y reconstruido de nuevo por sacerdotes de Akros, conociéndose popularmente desde entonces por los gnomos del Purgigath como "La nueva ermita". El ataúd de Íttinor siguió en las catacumbas del nuevo templo, que no sufrieron modificaciones arquitectónicas, como un secreto que a partir de entonces guardaron los abades del templo.

Algunos sabios afirman que el mal que no se puede destruir, siempre acaba por renacer. Quizá por eso, el 1224, Íttinor fue tocado y resurgió de su encierro. Él es el poder responsable del cambio más dramático que ha sufrido nunca el Purgigath: mareas de oscuridad y muertos vivientes. Creó a sus lugarteneintes y masacraron a los habitantes del lugar, los pacíficos gnomos. A partir de entonces el laberinto mágico es un horror de energía negativa al que nadie se atreve a entrar.

Sólo hay una cosa en contra del innombrable: Zormanti ya no existe.