El incendio de la posada


Un tema muy comprometido. Arctostaphylos, un sacerdote del bien, en un acceso de rabia utiliza su conjuro de búsqueda para desencadenar un enorme meteorito sobre la posada de Ijath. Para aquellos que no lo sepáis, un conjuro de búsqueda es un don especial que una deidad ofrece a un siervo excepcional para llevar a cabo una misión difícil. La posada fue totalmente arrasada. Pero los hechos tenían antecedentes.

El grupo liderado por Marte alias Corazón de Piedra había resucitado en Narzal gracias a la ayuda en secreto de Arctos. Después de la batalla, sólo quedó con vida el ladrón del grupo, que pidió a Arctos que resucitara a sus compañeros. Arctos, quien no quería ver mermado su poder ni quedar a merced de cuatro enemigos recompuestos, resucitó sólo al sacerdote del grupo, quien ya se encargaría de resucitar a los demás, lo que les daba cuatro días de ventaja en la búsqueda de Sadrie sobre el grupo rival. A cambio, Arctos le hizo prometer que nunca más volverían a atacarle a él o a su grupo.

Mucho más tarde el grupo rival coincidió con el grupo de PJs en la posada de Ijath. Todos estaban informados de la palabra dada, pero Akhat alias Fuego Eterno, no estaba dispuesta a dejar marchar a los PJs sin un justo castigo. Al fin y al cabo, era caótica neutral. Atacó a 4 PJs que estaban tan ricamente comiendo en la posada con una bola de fuego. Rápidamente se entabló una batalla en la que los PJs desataban su furia asesina, mientras los compañeros de Akhat intentaban poner paz, llegando incluso a ofrecerles la cabeza de su compañera, pero no atendían a razones. Los PJs acorralaron a los PNJs en el pasillo del piso de arriba. Dada la tendencia a lanzar bolas de fuego de Akhat, el clérigo había adoptado una manera particular de combatir, y era creando un conjuro de control de temperatura alrededor del grupo e incitando a Akhat a lanzar las bolas de fuego a quemarropa.

Pero aquel asalto, mientras Marleck y Herkan rodeaban la posada para subir por las ventanas y sorprender al enemigo por la espalda, Arctos les lanzaba un poderoso golpe de llama que no hizo mella en ellos. No supo ver que había habido un conjuro de controlar el clima sobre el grupo enemego, y sufrió en sus carnes la bola de fuego de estallido retardado que lanzaba Akhat sobre ellos. En ese momento, Arctostaphylos sumó su rabia por el daño sufrido, por ver malgastado uno de sus mejores conjuros sin explicación aparente, y por la promesa rota. Invocó el poder de su dios, y el cielo se abrió para vomitar un gran meteoro de fuego sobre sus enemigos. Tal era el radio, que la posada casi reventó por la explosión. Afortunadamente los clientes hacía rato que habían puesto los pies en polvorosa.

Rápidamente los gnomos se movilizaron en escuadras de bomberos para apagar el incendio con cubos de agua (suena tan ridículo como parece). Apenados unos y conmovidos los demás por el suceso, los PJs ayudaron de la mejor manera que les pareció posible. Keldar usó sus músculos para llevar cantidades ingentes de agua. Luego comprobó que su fuerza se aprovechaba mejor derribando paredes para que no se propagase el fuego. Mordamir conjuraba conos de frío contra el fuego. Arctos creaba agua ¿arrepentido? contra las llamas. Herkan lanzaba "apresuramientos" a los gnomos bomberos, no tanto para que fueran deprisa sino como para que envejeciesen. Marleck rescataba las pertenencias de los PNJs del fuego, y ayudaba aquí y allá.

Cuando el fuego se apagó, la posada no era más que cenizas. Keldar pagó generosamente por su reconstrucción y así consiguió tres cosas: Ganar la admiración de los gnomos, que los gnomos no echasen a patadas a su grupo, y que le pusieran su nombre a la posada. Desde entonces, la posada de Keldar.