Los distintos dioses de Eunurac son básicamente los de Krynn, por influencia de proximidad. La historia del origen de los dioses puedes encontrarla en el apartado "La historia". Aquí aparecen indicaciones de jugabilidad.


Dioses Mayores


Conceden conjuros de cualquier nivel a sus seguidores.
Pueden crear tres avatares cada 100 años.

Dioses intermedios


Conceden conjuros de nivel 1 al 6 a sus seguidores.
Pueden crear dos avatares cada 100 años.

Dioses menores


Conceden conjuros de nivel 1 al 5 a sus seguidores.
Pueden crear un avatar cada 100 años.


Divinificación


Para que un PJ se convierta en dios, tiene que "absorber" o apropiarse de poderes divinos. En este proceso es fundamental tener un símbolo, tanto espiritualmente como materialmente, representativo del PJ. Este símbolo servirá para recoger el poder divino y atarlo al ser del PJ. Automáticamente este objeto adquiere el poder de artefacto y constituye la base del poder del dios. El PJ tiene dos caminos para lograr esta meta:

Camino 1: Consiste en investigar hasta encontrar algún campo sin asignar a este dios. Dada la enorme dificultad de esta meta, una variante más fácil consiste en esperar la caída de un dios ya existente, y en ese momento preciso absorber sus poderes divinos. Ni que decir cabe, esta manera requiere grandes dotes de adivinación, control sobre los viajes planares, una gran sabiduría y agazaparse como una comadreja hasta que surja la probabilidad, lo que hace este camino injugable, tanto por lento como por altamente improbable.

Camino 2: Igual de difícil que el anterior, pero más factible, consiste en ganarse el derecho divino a pulso. Este es el método "permitido" en la campaña. Se basa en destruir al dios y para ello hay que destruir antes sus avatares, ya que si se destruyese la forma divina y quedase algún avatar "con vida" el dios podría recuperar sus poderes y castigar al pagano. Para destruir los avatares primero hay que hacerlos venir al plano primario o encontrarlos ahí, ya que es el único lugar donde existen. Una vez hecho, un combate suele ser suficiente para su eliminación. Hay que destruir todos los avatares del dios en un periodo máximo de 100 años, aunque probablemente las circunstancias requieran acelerar el proceso, y tomar de cada uno de ellos la sustancia que lo liga al plano divino. Esta sustancia varía según el dios: por ejemplo, el extinto Erithnul (dios de la guerra, la matanza y las destrucción) estaba ligado a su avatar mediante la sangre del avatar. Una vez destruidos todos los avatares hay que viajar al plano del dios utilizando las sustancias de cada uno de los avatares como componente material. El PJ no tiene por qué viajar sólo (es más, ni siquiera es recomendable para su salud) y allí, buscar al dios, desafiarlo y destruirlo. Entonces sólo queda su símbolo divino. Si el PJ lo adopta como suyo, usurpa la identidad y poderes del dios. En lugar de eso, el PJ puede destruir el símbolo. Una vez destruido, la esencia del dios empieza a dispersarse. Antes de que eso ocurra, el PJ debe recogerla en su propio símbolo, especificando cada uno de esos poderes que desee adoptar, como por ejemplo poder sobre la muerte, sobre la magia, sobre la curación. Todos los poderes no reclamados por el PJ podrán ser reclamados por PNJs e incluso por otros dioses. A partir de entonces el plano del dios muerto se desintegra y el PJ tiene derecho a crear su propio plano divino.

¡Y ya eres dios!


Limitaciones divinas


Un dios no puede nunca personificarse en el plano material primario, y de hecho en ningún otro plano que no sea el propio, ya que cada dios sólo existe en su plano.

La manera de los dioses de interactuar con los planos primarios e interiores es a través de avatares. Para interactuar con otros planos, como los exteriores, el dios puede crear una imagen propia, que no es un avatar, si no más bien como una ilusión, es decir, un método de llevar su conciencia a estos planos.

Un dios no puede acceder al plano de otros dioses. Típicamente, los dioses hablan entre sí deformando sus planos de manera que entren en contacto con los planos de los dioses con los que desean hablar. Todo ello implica tratar con un sistema planar R elevado a N, incomprensible para nosotros los mortales, pero un juego de niños par los dioses.

Un dios está limitado a los conocimientos que tuvo cuando era mortal, aunque claro, puede aprender cosas nuevas, y de hecho tiene bastante tiempo para ello.

Un dios puede ver cualquier lugar del plano primario, pero debe focalizar su visión en un lugar o persona en concreto, como si estuviese viendo a través de un espejo mágico. No puede ver dos lugares o personas simultáneamente. El mejor símil que he encontrado para esta limitación es el ojo de Sauron (Sr de los anillos).

Un dios recibe su poder de sus fieles y sacerdotes. Cada hora de oración produce un punto de poder, siempre que esta oración sea un acto desinteresado, como por ejemplo, no rezar para obtener conjuros. Un dios sin seguidores no tiene poder en el plano material primario; ni siquiera puede intentar llamar nuevos seguidores, si no que tiene que esperar a que un mortal lo descubra.

Los dioses pueden utilizar los puntos de poder (un uso por sesión de juego) para reproducir conjuros de sus esferas y poderes concedidos a sus clérigos. Cada poder gasta una determinada canitdad de puntos de poder según su fuerza. Sólo los sacerdotes del dios pueden canalizar el uso de los puntos de poder, y esto requiere tanto la disposición del dios como del sacerdote. Por este motivo, los puntos de poder sólo se canalizan a través de "elegidos".


Puntos de poder

Aunque ciertos dioses puedan tener variaciones, la gran mayoría se rige por los valores siguientes:

Nivel
Puntos de poder
1
10
2
100
3
1000
4
10000
5
100000
6
1000000
7
10000000

La tabla muestra cuántos puntos de poder deben gastarse para reproducir un conjuro del nivel indicado.

Hay ciertas habilidades de cada dios que también cuestan puntos de poder. Consulta cada dios específicamente. Si tu dios favorito no aparece en la tabla, créalo tú mismo.


Limitaciones de los avatares

  • Un avatar es la forma MORTAL de un dios.
  • No puede resucitar con conjuros clericales. Recomponer un avatar sólo puede hacerse en el plano del dios y es un proceso que dura 100 años.
  • Su movimiento y características están limitadas a su forma de avatar.
  • Sus poderes deben reproducir a los de su dios, y no otros.
  • Una vez muerto (destruido), su cuerpo desaparece al cabo de un tiempo, normalmente unos minutos.