Generalidades


El calendario es parecido al azteca:
Cada año tiene 365 días, exactos, por algo estamos en un mundo de fantasía. No hay años bisiestos. Las estaciones son las mismas.
Cada año se divide en 12 meses de 30 días c/u. También hay semanas con 7 días.



Días funestos


Al final del año se "celebran" los cinco días funestos, cada uno dedicado a un dios del mal. Durante esos días, los dioses del bien tienen menos influencia que los del mal. Estos días representan la acumulación de maldad que se ha ido produciendo durante el año. Los diferentes efectos entran en vigor el día del dios que los produce y se acaban el último día del año.
El primer día es el Día de Auril, la dama del frío. Un frío glacial cubre desde entonces toda la tierra hasta final de año.
El segundo día, el conocido como el Día del odio. Se cree que Bane es el dios responsable de la desconfianza y la desarmonía entre todos los seres vivos.
El tercer día es el Día de la traición. Beshaba, dama del infortunio, y Leira, dama de las brumas colaboran con el señor de las sombras, Mask.
El cuarto día es el Día de la guerra. Entonces todos temen a Bane (el negro), a Bhaal (señor de la muerte), a Malaar (señor de las bestias), a Loviatar (dama del dolor), a Cyric (el Sol Oscuro) y a Erithnull (dios de la matanza).
El último día está consagrado a Riatzl. Ese día siempre ocurre un eclipse solar, hace frío y nunca llueve debido a poder de los cinco dioses del mal. Al día siguiente, Akros provoca una gran tormenta, que restablece el equilibrio. Todos los efectos de los días funestos se anulan.