atane.jpg
Átane Armblade

Valiente y decidida guerrera de corazón puro y sensible. Cree en que la justicia debe reinar en Eunurac y lucha por ello cuando es necesario. Lucha como semielfa para tratar de unir las razas humana y elfa frente al mal.

PERSONALIDAD
Valiente y decidida
Cooperativa, sin dotes de gran lider

CARACTERÍSTICAS
GUERRERA NV 10
Semielfa nacida en Thyrondel (Eunurac)
1'70 m, 56 kg, 24 años
Alineamiento: LB
Habilidades a destacar:
Madre de los gemelos Armblade

PARÁMETROS DE PARTIDA


ESTADO: PJ (Escudera) Regente del castillo del Groergion (1200 - actualidad)
AVENTURAS EN LAS QUE APARECE:
  • La búsqueda de Sadrie
  • La búsqueda de Sadrie (preludio)
  • Divinificación u oblivion


ESPECIAL:
  • Espada de Íthaen, décimo para de la antigua Hermandad Santa
  • Durante un breve tiempo, ella fue el décimo par de la Hermandad Santa.

INICIOS Y CONSOLIDACIÓN:


Átane fue la hija de una familia campesina que un día encontró su vocación como aventurera. Fue acogida por un grupo de corazones valientes que le enseñaron la importancia de la cooperación y la confianza, la lucha por la justicia y todos los valores positivos a los que debía aspirar una sociedad humana en paz y armonía. Desafortunadamente, en una aventura, hizo caso omiso de la orden de quedarse cuidando los caballos y siguió en secreto a sus compañeros.
En esa ocasión, su grupo debía ir a negociar el rescate de la hija de un comerciante local, que había sido apresada por un grupo de espantajos. Ella se escondió en el borde del claro donde habían quedado para parlamentar y fue descubierta. Los espantajos creyeron que se trataba de una traición y atacaron a los aventureros. El cabecilla del grupo ordenó a Átane que huyese con la rehén mientras entretenían a los espantajos, y eso hizo. La chica fue devuelta sana y salva, pero el grupo de Átane pereció para que tuvieran tiempo de huir.

Es cierto que Átane utilizó todos sus recursos para conseguir material mágico y mercenarios para recuperar los cuerpos de sus compañeros. Trasladó los cadáveres a un poderoso sacerdote y él los resucitó. Pero después de aquello, sus compañeros, aunque agradecidos, no volvieron a llevarla a ninguna de sus aventuras, ya que había desobedecido una orden específica y eso les había puesto en peligro. Desde entonces se sintió incapaz de liderar nada, ni siquiera una partida de caza.

Por suerte para ella, encontró una segunda compañía, no tan experimentados como los anteriores, pero igual de valientes y bien dispuestos a defender la justicia. Se les conocía como la Compañía del Erizo, porque luchaban con una táctica defensiva muy curiosa: todos en círculo, con sus arcos apuntando hacia afuera como un erizo. Llevaban incluso un banderín con un erizo dibujado para que la gente los reconociera al pasar por los pueblos. Tenían la gran suerte de tener un abjurador entre sus filas, que incrementaba su capacidad defensiva, pues su lema era "más vale una buena defensa para un mejor ataque".

LA COMPAÑÍA DEL ERIZO (1220-1224):


Ahíat: Guerrero humano jefe de la compañía
Bork: Guerrero enano con hacha
Falún: Guerrero halfling - ¡No soy ningún ladrón!
Gólpor: Sacerdote enano de Akros
Saún: Abjurador humano
Átane: Guerrera semielfa
Todos ellos de NV 5 en el momento de su máximo apogeo.

LA BÚSQUEDA DE SADRIE

Con ellos en el Purgigath, conocieron al grupo de Keldar. Resultó una casualidad que la guarnición de Ijath fuese eliminada por un criminal, o grupo de criminales, y la comunidad gnoma necesitase milicia de repuesto. Por ello contrató a La Compañía del Erizo, para realizar el turno de guardia. En uno de esos turnos, Átane conoció a Keldar, poderoso y viril, y no pudo menos que enamorarse de él. Precisamente Keldar murió a manos de Nomis la misma noche que se conocieron ella y Keldar. Mas tarde y gracias tanto a Arctos como a Mordamir, Keldar resucitó y fueron pareja.

La Compañía del Erizo murió a manos de Kyne Morathin, cuando éste se hubo transformado a Caballero de la Muerte. Sólo Átane se salvó gracias al hechizo de protección contra el mal que Saún lanzó sobre ella. Azares del destino, Átane se vengaría de Kyne, poco después al ser nombrada décimo par de la Hermandad Santa y al tener que luchar contra su hómologo en la Hermandad Impía, Kyne en persona. El combate fue épico y Kyne fue derrotado.

Cuando todo aquella aventura épica hubo concluido felizmente, Átane tuvo dos hijos con Keldar, los así llamados gemelos Armblade, un chico llamado Rosu y una chica llamada Aska. Como sus orígenes eran humildes y no tenía apellido, tomó el de Keldar, aunque nunca hubo boda. Keldar no estuvo con ella durante la mayor parte de su embarazo y los niños nacieron cuando su padre era ya dios. Más tarde, los gemelos fueron raptados (ver secuela Los gemelos Armblade) y Átane salió en su busca dejando un regente provisional en la fortaleza de su marido.